domingo, 23 de julio de 2017

El colibrí cometa es declarado patrimonio natural de La Paz



El colibrí cometa o picaflor —ave de la familia Trochilidae en peligro de extinción—fue declarado patrimonio natural del municipio de La Paz por el Legislativo edil que esta mañana sancionó por mayoría simple la ley de declaratoria.

“Hemos aprobado una ley que reconoce a esta especie como parte del patrimonio natural con el objetivo esencial de promover la concientización y la sensibilización de la ciudadanía, pero también sumar acciones del gobierno municipal para promover la conservación del hábitat de esta especia, que está siendo amenazada por el crecimiento urbano”, explicó Cecilia Chacón, concejala proyectista.

“Antes —agregó—se veía esta especie en varios barrios de la ciudad, incluida Sopocachi, pero poco a poco, por el desarrollo urbano, ha sido desplazada. Hoy podemos encontrarla en Villa Armonía, la zona sur y Mallasa”.

Este colibrí habita en las zonas montañosas, valles y quebradas de Bolivia y Argentina, en el idioma quechua se lo conoce como q'ori kenti o colibrí de oro y en aimara como luli y hay al menos 319 especies.

El plumaje del macho en la parte superior del vientre y el pecho es verde esmeralda y tiene la cola rojiza, colores de la bandera de La Paz.

La ley municipal establece en el primero de sus tres artículos que al declarar patrimonio natural al Colibrí Cometa, “que ostenta un plumaje con los colores distintitos del municipio de La Paz”, se procura salvaguardar la avecilla silvestre.

El segundo dispone que las instancias competentes del gobierno local deben establecer “acciones y medidas conducentes a la protección, preservación, conservación, revaloración y promoción” del picaflor; con este fin deben desplegar campañas sobre el respeto a la fauna silvestre y la planificación de un desarrollo urbano amigable.

En el tercero establece que el Ejecutivo edil debe difundir la declaratoria para integrar el ave “al imaginario colectivo (…) y así promover su conservación y hábitat”. (19/07/2017)

viernes, 21 de julio de 2017

Lago Titicaca Estudios para limpieza y descontaminación avanzan 50%

El proyecto de preinversión para la limpieza y descontaminación del Lago Titicaca encargado al Gobierno Departamental de La Paz se encuentra en un 50% de avance, los estudios incluyen el tratamiento de residuos agropecuarios y ganaderos, educación ambiental y biogás, según anunció el director de Salud Ambiental y Cambio Climático, Bernabé Muni.

Tanto el Gobierno central, com el departamental y municipal de Copacabana buscan implementar medidas que contrarresten la contaminación ambiental en el lago Titicaca. El Gobierno Departamental continúa trabajando en el estudio de preinversión en la perspectiva de poner en ejecución a partir del 2019 o 2020. Entretanto, reportan que el avance de los estudios tienen un avance del 50%.

Este estudio busca implementar el tratamiento de residuos agropecuarios y ganaderos y el biogás, que ayudarán a contribuir al municipio, utilizando este recurso como combustible de uso doméstico o iluminación y en instalaciones públicas se puede utilizar para alimentar un generador que produzca electricidad.

Asimismo, entre otras de las estrategias para tratar la contaminación, este año los estudiantes de Copacabana llevan talleres de educación ambiental con el objetivo de evitar en un futuro contaminación en el lago, indicó Muni.

Por su parte, la secretaria de Desarrollo Humano de Copacabana, Elena Crespo, indicó que el aporte del Gobierno Central ante esta situación, se basa en el proyecto de alcantarillado para tratar el tema de residuos sólidos y el proyecto agua, que consiste en dotar del líquido elemento a 10 zonas de este municipio.

Explicó que el proyecto agua, con el apoyo de las instancias pertinentes, posiblemente entre en funcionamiento a partir de la próxima semana, dotando de este líquido elemento a 10 zonas.

En cuanto al proyecto del alcantarillado, Crespo explicó que se trabaja de forma conjunta con el Ministerio de Medio Ambiente y Agua y otras entidades, en realizar las gestiones correspondientes para que pueda ser implementado, mientras aún se trabaja en terminar el proyecto a diseño final.

El presupuesto que se utilizaría para la implementación del proyecto de alcantarillado comprende un costo aproximado de Bs 40 millones, mientras el proyecto de agua, que entrará en funcionamiento la próxima semana, tendrá un costo aproximado de Bs 18 millones, con contraparte de Bs 5 millones del municipio.

Ante situación, Elena Crespo asegura que también para contrarrestar el tema de la contaminación del lago Sagrado deben involucrarse otros municipios que también contaminan el lago. Asimismo, no dudo en mencionar el realizar alianzas binacionales entre Perú y Bolivia, para tratar dicho tema.

viernes, 14 de julio de 2017

PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL TRAMO PADILLA-EL SALTO Extracción de agregados afecta a Tomina



Cerca de 200 familias de dos comunidades de Tomina son afectadas por la extracción de agregados para la construcción del tramo Padilla-El Salto. El alcalde de ese municipio, Germán Sifuentes, aseguró que ya se firmaron acuerdos para mitigar el impacto al medioambiente para evitar el desborde del río y que espera su cumplimiento.

“El proyecto camino Padilla-El Salto contempla la extracción de agregado del río Tomina y dos comunidades han sido y son afectadas. La extracción de material afecta siempre al medioambiente y la naturaleza; sin embargo, se pudo conversar con la comunidad para llegar a acuerdos. Desde el Gobierno Municipal damos la autorización al plan de manejo ambiental que la empresa presentó y queremos afectar lo menos posible”, comentó la autoridad.

Una anterior experiencia en la construcción del tramo Tomina-Padilla sería la causante de la desconfianza y queja de los comunarios que advierten la afectación a la zona.

“Hubo malas experiencias por camino Tomina-Padilla con la anterior empresa, la cruceña Minerva, que quebró y dejó a medias muchos compromisos y temen que suceda lo mismo. Con la actual empresa Sinohydro, fiscalización y la ABC se firmaron acuerdos para cumplimiento a mitigación del daño ambiental”, afirmó Sifuentes.

jueves, 13 de julio de 2017

Delfines bolivianos, los verdaderos guardianes de las bahías

Texto: Wwf-Alejandra Urioste

Fotos: F. Trujillo – Fundación Omacha

SÍMBOLO | EL DELFÍN BOLIVIANO CONSTITUYE UN EMBLEMA VIVIENTE EN LAS RIBERAS DEL PARQUE NOEL KEMF MERCADO. LOS POBLADORES DE LA REGIÓN LO CONSIDERAN UN GUARDIÁN. SU PRESENCIA COTIDIANA ES FUENTE DE ANÉCDOTAS QUE FUERON RELATADAS A LOS MIEMBROS DE UNA RECIENTE EXPEDICIÓN CIENTÍFICA.

En junio de 2017, partió la expedición Inia 2017 para calcular la abundancia de delfines bolivianos de río dentro del Parque Noel Kempff Mercado (PNMK), un viaje por el río Iténez desde Piso Firme hasta río Verde con 250 kilómetros recorridos durante cinco días en barco. La travesía fue liderada por la Fundación Omacha, World Wild Fundation (WWF), Faunagua y el Parque Noel Kempff Mercado, conformada por biólogos de Colombia y Bolivia, y guardaparques del área, muchos de ellos le han dedicado toda una vida a la investigación de estas especies.

Si bien el objetivo del viaje no fue en primer lugar el conocer la importancia cultural del delfín boliviano, algunas historias en las comunidades y pueblos, se hicieron oír, la mayoría de ellas describen al delfín como un viejo amigo que, según los abuelos, salva vidas, sacando a la superficie a gente que se está ahogando o que incluso ya está muerta.

Y es que el delfín boliviano de río, Inia Boliviensis, parece ser la especie salvavidas y rescatista de los ríos bolivianos. En Bella Vista, única comunidad que habita dentro del parque, así como en Remanso comunidad aledaña, es común escuchar historias de personas que han sido salvadas o expulsadas hacia las costas. El Parque Noel Kempff Mercado, única área protegida en Bolivia declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, es 70 por ciento agua. Rodeado de ríos, el trayecto de la expedición cuenta con cerca de 25 bahías, lugares donde se pueden observar a los delfines quienes moran en aquellos parajes acuáticos tras los peces, su alimento.

Cuentan los comunarios que en las tardes, a las orillas de los ríos o en el interior de las casas comunales, en pueblos, caseríos o comunidades nativas, acuden los mitos y leyendas a involucrase en la conversación. Allí, basta que alguien toque el tema, para que los mayores, hombres o mujeres, relaten sobre fieras increíbles, aparecidas, brujería, magia, demonios que viven en el monte y encantamientos que los presentes escuchan con avidez y respeto.

“Mi canoa se llama Tapirague, que significa delfín de río en lengua Guarasugwe”, nos cuenta Juan Durán, profesor de la comunidad Bella Vista, donde viven cerca de 10 familias. Es el día del maestro y Juan acaba de despertar, es feriado para él, mientras su mirada se pierde en el río, relata que nació en Bella Vista y que se quedará allí, su ambición es sacar su licenciatura quedarse en la comunidad y enseñar a los siete alumnos que tiene.

“Soy el único profesor no hay otro, y uno quiere que su pueblo mejore y esté bien, sus ríos dependen del delfín para estar bien nos dicen”.

La etnia Guarasugwe, ahora extinta, vivía a orilla del río Iténez, los registros que se tienen de este pueblo datan del año 1741. La historia del contacto de esta etnia con los mestizos que llevaron al ocaso su cultura, comenzó con la fuerte demanda de la goma en 1880. Los primeros bolivianos penetraron en busca del caucho, desde San Ignacio de Velasco llegando al Iténez. Siguiendo los mestizos llegaron los chiquitanos, obligados a trabajar en los gomales.

Como en cualquier comunidad, los mitos y las leyendas forman parte de la cultura popular, en el caso de las etnias amazonenses son parte de su cosmovisión. Una forma de apreciar, conocer el mundo, la vida y el ser humano. La apreciación mítica da un rumbo a su vida y lo inserta en el maremágnum de la selva o el monte como ellos le llaman.

La zona que visitó la expedición, no fue la excepción en cuanto a leyendas, sin embargo según estudios de percepción realizados en la zona por Faunagua en los últimos años estas tradiciones tienden a perderse, la transmisión oral de las mismas de padres a hijos ha ido disminuyendo al mismo tiempo que las prácticas de pesca y las especies de peces de interés han cambiado. Actualmente las nuevas generaciones desconocen o conocen precariamente acerca de estas leyendas. Los abuelos son quienes mantienen aún estas historias.



DE VOCACIÓN SALVAVIDAS

Mario Roda, es uno de los guardaparques del Parque Noel Kempff Mercado que acompaña la expedición, nació en Florida, una de las comunidades cercanas, de niño su abuelo le contaba historias de gente que fue salvada por delfines de río.

“Escuché decir a mi abuelo que cuando una persona se está ahogando ellos la ayudan a salir a la orilla, dicen que son algo parecido a nosotros. Yo los he visto desde niño, son inteligentes, es un animalito que no hace daño a nadie, por la zona hay muchos pescadores no es que los atrapen, pero a veces como los delfines comen peces caen en la red”.

En las comunidades ribereñas asocian al delfín boliviano con la belleza y la valentía y es considerado como una especie buena o benigna, sobre todo por estar relacionada con relatos como la del abuelo de Mario, y casos comprobados, según él, en que los delfines salvan gente de ahogarse. En este sentido, los pobladores locales consideran importante conservar a esta especie. “Ellos nos salvan, nosotros los tenemos que salvar y cuidar”, manifiesta con seguridad el profesor.

La presencia del delfín boliviano data de más de medio millón de años. Según el Plan Nacional para la Conservación del Bufeo Boliviano 2012-2016 publicado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, la especie Inia boliviensis, es considerada como el único mamífero estrictamente acuático registrado para Bolivia. En el 2012, el presidente Evo Morales, lo declara Patrimonio Nacional del Estado Plurinacional.

Aunque la historia evolutiva de Inia boliviensis no está muy clara aún, se presume que la formación de una barrera geográfica en el Plioceno habría sido lo que dificultó el contacto entre las poblaciones de delfines que quedaron dentro del territorio boliviano y aquellas que quedaron en la Amazonía Central.

En Bolivia, se conoce al delfín de río como ¨bufeo¨. El nombre Inia proviene del grupo étnico de los guarayos, así fue como lo bautizó Alcides Dorbigny en 1832, en Baures lo llaman Ibge, los itonamas lo conocen como puchca y en Moxos es llamado aico.




SUS DUELOS CON LAS ANGUILAS

El bufeo es considerado el rey de los ríos, está encima de la cadena trófica. Las anécdotas sobre peleas entre anguilas y bufeos se consideran un espectáculo, historias que suelen escucharse de los pescadores más expertos.

“El bufeo levanta a la anguila con su cola a unos dos metros de altura, relata Elmer Peña, uno de los tres guardaparques con más experiencia en la zona y que forma parte de la expedición. Se emociona, mientras narra la escena, como si él mismo estuviese en ese momento en el río: “El delfín es inteligente, parece hasta que se divirtiera, la anguila le da un choque eléctrico, él la empuja y luego es como si la esperara para recibir otro choque, como si supiese que al final él va a ganar, la anguila solo se logra salvar cuando se mete entre la maraña del bosque inundado y se pierde”, comenta.

El delfín boliviano es también relacionado con castigos de carácter mitológico, por ejemplo si una persona se baña en el río en determinados periodos del año, o mata un bufeo, ésta es “encantada” y se convierte en bufeo. Otra creencia gira en torno a que los bufeos son almas de niños perdidos que han sido transformados en bufeos, y de ahí su carácter carismático.



GUARDIANES DE LA VIDA

Otra de las creencias que se asegura son una verdad comprobada por los comunarios es que cuando una mujer embarazada está en una canoa, los delfines pasean por debajo y de un lado al otro cerca permanecen cerca de ella. Y es que una de las características del delfín de río es la protuberancia que tiene en la cabeza, por donde emite ondas ultrasónicas. Estas ondas reflejan sobre los cuerpos sólidos, retornando un eco, orientando al bufeo, sobre todo en aguas turbias, con reducida o, incluso, nula visibilidad. De este modo pueden orientarse y percibir el mundo que los rodea.

“Para el Parque Noel Kempff Mercado es importante conservar el delfín, somos un área protegida y esta especie nos indica si hay más o menos peces, si todo está saludable, el agua, el bosque, ellos están en la cima, mantienen el equilibrio, no es cómo piensan algunos que hay menos peces porque el delfín se los come es más bien al revés”, nos cuenta Robert Salvatierra, Jefe de Protección del PNNKM.




RIESGOS Y PRESERVACIÓN

Existe una falsa creencia en algunas personas respecto a rol del delfín en los ríos, y es la de que esta especie acaba con los peces. Si bien un delfín se alimenta de dos kilos de pescado diario, su dieta variada ayuda a mantener el equilibrio en las poblaciones de peces.

“Si hay algo que debemos aprender es no echarle la culpa de nuestros problemas a otros comenta Fernando Trujillo”, líder de la expedición, un biólogo colombiano marino con más de 25 años de experiencia que le ha dedicado su vida a los ecosistemas de agua dulce y en particular al delfín al igual que varios de los otros biólogos que son parte de la expedición.

La ausencia de peces obedece a factores ajenos al delfín, uno de ellos podría ser la sobrepesca. Si bien nos encontramos en un área protegida, el río Iténez es internacional, una buena porción del parque se encuentra en la frontera con Brasil, en donde llaman al Iténez como Guaporé.

Según Leslie Córdova una de las biólogas especializada en ictiología (peces) de Faunagua, parte de la expedición, en el trayecto recorrido se contó 38 embarcaciones cada una compuesta por tres tripulantes. Desde Pimenteiras hasta río Verde, se reciben unos 15 mil turistas al año, si bien hay épocas de pesca y veda, los esfuerzos del lado brasilero deben fortalecerse por la conservación no solo del delfín sino de los ríos. Otras de las causas es la deforestación, y es que se aprecia con claridad la diferencia entre el lado boliviano del brasilero, el primero está conservado, el segundo no existe.

Si no hay bosques, no hay peces y si no hay peces no hay delfines. Cuando el río sube los peces comen los frutos de los bosques y detrás de ellos vienen los delfines. Así de simple.

Ver a un bufeo es una de las cosas más lindas es espectáculo natural, señala Elmar, cuando los niños se están bañando en la bahía, le lanzan una toronja y ellos juegan con la fruta como si fuese una pelota, son sociables. Según mi abuelo cuando hay un delfín en el río uno se siente garantizado, porque no hay anacondas, anguilas eléctricas, lagartos; si el delfín corre a las amenazas, nosotros por qué no haríamos de hacer lo mismo por ellos y por nosotros.



“Es una verdad comprobada por los comunarios que cuando una mujer embarazada está en una canoa, los delfines pasean por debajo y de un lado al otro”



“La mayoría de las historias describen al delfín como un viejo amigo que, según los abuelos, salva vidas, sacando a la superficie a gente que se está ahogando o que incluso ya está muerta”

Advierten que se acelera la extinción de animales


La extinción masiva de animales como rinocerontes, gorilas o leones se está acelerando y apenas quedan 20 o 30 años para atajar esta "aniquilación biológica" que pone en peligro "los pilares de la civilización humana", advierte un nuevo estudio.

Más del 30% de las especies de vertebrados están en declive, tanto en términos de población como de reparto geográfico, indica el estudio, aparecido en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

"Se trata de una aniquilación biológica que se produce a nivel global, incluso aunque las especies a las que pertenecen estas poblaciones existan todavía en algún lugar de la Tierra", afirma uno de los autores del estudio, Rodolfo Dirzo, profesor de Biología de la Universidad de Stanford.

"La sexta extinción masiva ya está aquí y el margen para actuar con eficacia cada vez es más estrecho, sin duda dos o tres decenios como máximo", escriben. Se trata de un "ataque aterrador contra las bases de la civilización humana".

La Tierra ha vivido hasta la actualidad cinco extinciones masivas, la última de ellas la de los dinosaurios, tuvo lugar hace 66 millones de años. Según la mayoría de los científicos, hay una sexta en marcha.

Video Denuncian tala de árboles en el área de protección del río Piraí


Mientras el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) intenta reforzar los defensivos del río Piraí colocando pilotes en sus riberas, un nuevo desmonte en el bosque de protección por parte de la Alcaldía de La Guardia, que abrió un camino para limpiar un canal de drenaje, es motivo de preocupación.

La denuncia surgió por parte de la Cámara Departamental de Áridos que, a través de su dirigente, Enrique Cruz, denunció ayer que a la altura del km 13½, en el municipio de La Guardia, la comuna arrasó con la vegetación que bordeaba uno de los lados del canal de drenaje Guayabal para abrir un camino que conduce al afluente natural, con una longitud de 600 metros por 3 m de ancho.

A decir de los dirigentes del sector, la vía fue abierta supuestamente para beneficiar a un grupo de extractores de áridos que tienen influencia en el gobierno municipal, pero esta acusación fue rechazada por autoridades de la Alcaldía guardieña, al explicar que se trata de una actividad rutinaria para limpiar el canal y evitar que los barrios se inunden.

Searpi confirma el desmonte

En una entrevista en EL DEBER Radio, la secretaria de Medioambiente de la Alcaldía de La Guardia, Viviana Mariscal, insistió en que no hubo deforestación, porque el área ya había sido intervenida hace ocho años, precisamente para la construcción del canal y, según las normativas vigentes, se considera bosque cuando un área no ha sido intervenida durante 15 años.

Mariscal también manifestó que las obras fueron puestas a conocimiento de la autoridad competente, en este caso, la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), por lo que cuentan con la autorización respectiva.
Sin embargo, el experto en Cuencas del Searpi, Jorge Luis Campos, indicó que los informes de esta repartición confirman que hubo deforestación, con una afectación de media hectárea de bosque.
Campos refirió que la Ley Forestal es clara: no puede haber desmonte a menos de 100 metros de las cuencas; se constató que el camino llega hasta la ribera.

“La vegetación por más pequeña que sea o que se esté consolidando ayuda a que los defensivos se sostengan para que no haya el arrastre de sedimentos e inundaciones. Para nosotros esa zona ha sido deforestada, es un sitio de protección del río que debe ser respetado”, indicó Campos.
Recordó que la Ley Forestal manda a que el bosque de protección deba ser reforestado, pero se ha verificado que el camino se sobrepone, incluso, a un defensivo.

En un recorrido que hizo EL DEBER se constató que el camino llega hasta los pilotes de madera que está colocando el Searpi en el río Piraí para proteger la zona contra inundaciones.
El Searpi alertó que el desmonte puede afectar las obras de protección del río y poner en serio riesgo de inundación, por lo que recomienda reforestar.
En las riberas el Searpi construye un espigón, con pilotes de madera.
Este diario también constató que gran parte del camino ya está ripiado, aunque ayer no era posible entrar en vehículo porque casi en el ingreso, a pocos metros de la carretera, una máquina de la Alcaldía que trabaja en la limpieza del canal, hizo un gran montículo de tierra.

Una limpieza necesaria
La secretaria de Medioambiente de la Alcaldía de La Guardia defendió la obra, al indicar que es necesaria para limpiar el drenaje Guayabal, uno de los principales de ese municipio, que estaba con sedimento. De esta forma se busca solucionar el problema de inundación que afecta a los barrios del municipio, canal arriba.
“Cuando se construyó este canal, que es revestido, se hizo una vía de acceso para meter materiales y maquinaria. Como este canal nunca se había limpiado tenía una cantidad de sedimento de 1 metro y medio, entonces necesitábamos volver a meter maquinaria para proceder a la limpieza del drenaje”, explicó Mariscal.
Según la funcionaria municipal, estos trabajos no son recientes, pues anteriormente se limpiaron los canales colectores, hasta llegar al tramo cercano al río Piraí.
Agregó también que el sendero no está habilitado al tránsito de vehículos.

La preservación del cóndor andino, una prioridad en Ecuador

La conservación del cóndor andino, de la que apenas quedan 104 aves y que está en riesgo de extinción en Ecuador, se ha convertido en una prioridad para este país, que desde 2009 trata de evitar que ese emblemático animal desaparezca de su hábitat milenario.

"Estimamos que (la población actual) es de 104 cóndores, y no ha subido mucho (en los últimos años) porque para alcanzar la edad reproductiva deben pasar ocho desde que nacen", dijo a Efe Santiago Silva, director nacional de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente.

Ave carroñera que se caracteriza por su gran tamaño, con hasta 3 metros de envergadura alar, el cóndor andino ha sufrido los embates de la acción humana en los últimos siglos, lo que en 2009 dio impulso a una campaña de conservación dirigida desde el Ministerio de Ambiente.

Silva explicó que el cóndor se ha visto afectado básicamente por "la destrucción de su hábitat" y también por un problema de "cacería y envenenamiento".

"Había la equivocada creencia de que el cóndor atacaba a animales vivos (cuando la realidad es que) el cóndor sólo ataca a becerros recién nacidos cuando no tiene disponible carroña. (Por ello) los ganaderos los cazaban y envenenaban, pero es una práctica que hemos ido erradicando", asevera el funcionario.

Hace dos años, el primer recuento nacional de la especie identificó 70 dormideros, donde se estima que habitaban entre 94 y 102 aves.

La iniciativa se desarrolló en 27 cantones (municipios) de once provincias, con la colaboración de 163 observadores, entre personal técnico, guardaparques y numerosos voluntarios, según el Ministerio.