martes, 25 de abril de 2017

Marcha en defensa de la reserva de Tariquía se acerca a Tarija

Al menos 120 pobladores de la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Tariquía cumplieron hoy su segundo día de caminata rumbo a la ciudad de Tarija, municipio al que esperan llegar el jueves para instalar el diálogo con las autoridades locales y nacionales.

Los movilizados llegaron la tarde de esta jornada a la localidad de Chalamarca, lugar donde tienen previsto pernoctar para retomar el recorrido el miércoles por la mañana.

La marcha comenzó el lunes por la tarde en rechazo a la exploración y explotación petrolera que pretende desarrollar Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) al interior de la reserva de Tariquía, y en demanda de proyectos de desarrollo social en la región.

"Los ánimos están muy altos, estamos muy contentos por ser parte de esto. Todo se ha desarrollado con normalidad. Al principio hubieron algunos problemas, pero la marcha sigue en pie y mañana continuaremos para la plaza Luis de Fuentes de Tarija”, informó a ANF Francisco Romero, habitante de la reserva que participa de la marcha.

El poblador indicó que en su afán de entablar conversaciones con el Gobierno, enviaron una invitación para instalar el diálogo tras su llegada a la capital chapaca, sin embargo, un personero del Ministerio de Hidrocarburos se anticipó a ello y llegó hasta la marcha para pedir que el encuentro se desarrolle ya mismo en Tariquía. La petición fue rechazada bajo la sospecha de que la intención era desmovilizarlos.

"Nosotros ya estamos en medio camino y ya no se puede porque la marcha no puede dar un paso atrás y si o si se va a hablar en Tarija. Nuestro objetivo no solo es rechazar la exploración y explotación petrolera en el lugar, sino también tenemos un pliego petitorio para presentar a las autoridades”, aseguró.

Algunos de los principales pedidos del pliego de los habitantes de la reserva de Tariquía son: la construcción de caminos para todas las comunidades, la electrificación, mejoramiento de las unidades educativas, desarrollo productivo y proyectos de viviendas.

Junto a los pobladores, algunos colectivos ciudadanos se sumaron a esta movilización y compartieron el desarrollo de la misma a través de la página de Facebook "Yo soy Tariquía!".

Según el Ministerio de Hidrocarburos, que impulsa la exploraciones en esa zona, los comunarios que viven cerca de la reserva están de acuerdo con los trabajos que está realizando la estatal petrolera.

"Los secretarios de las subcentrales de campesinos de Loma Alta, Chiquiacá y Salinas: Justiniano Téllez, Rufino Ortiz, y Freddy Donaire, respectivamente y otros altos dirigentes de las comunidades dieron a conocer sus expectativas por el desarrollo que se logrará a través del proyecto San Telmo Norte, así como los más de 1.000 comunarios campesinos y de los pueblos indígenas, presentes en el acto, que contó con la participación del dirigente Hugo Arebayo, quien también expresó su apoyo al desarrollo", señala una nota de prensa de esa entidad.

Indígenas marcharon en rechazo al ingreso de YPFB a Tariquía

Indígenas habitantes de la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Bolivia-Tariquía, en el departamento de Tarija, decidieron salir ayer en marcha desde sus comunidades hacia la ciudad capital, en rechazo a la decisión del gobierno del presidente Evo Morales de iniciar trabajos de exploración petrolera en el área protegida, a cargo de la subsidiaria YPFB Chaco en contrato con Petrobras.

El dirigente indígena Francisco Romero dijo que tomaron conocimiento que el presidente Morales emitió un decreto supremo que autoriza a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) a explorar y explotar en las áreas protegidas de la reserva natural.

“Ahí comienza nuestra preocupación puesto que se contradice con todos los discursos que tiene el Gobierno, la protección de la Madre Tierra, la protección a los pueblos originarios campesinos. Como decimos del dicho al hecho hay mucho trecho”, manifestó en declaraciones a radio Aclo-Tarija de la red Erbol.

Explicó que el área protegida se crea con habitantes dentro de la zona y para muchos tarijeños, Tariquía es el jardín que tiene Tarija, donde hay plantas, ríos, aves, peces, animales y otros que componen el ecosistema del área protegida.

De acuerdo con despacho radial, la marcha será histórica y caminarán con la bandera de la paz para rechazar cualquier intromisión política.

Romero indicó: “Quiero decir claramente: esta marcha es de los tariquineños y vamos a llevar estricto control de la marcha y quienes quieran sumarse que se sumen sin perjudicar. No vamos a permitir intromisión de nadie, no queremos que nos vengan a perjudicar con intromisión politiquera o con otros intereses personales. No lo hagan”, emplazó.

El inicio de la marcha de este lunes coincide con el viaje del presidente Evo Morales a Nueva York, Estados Unidos, a participar este martes 25 en el 71 período de sesiones de la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que celebrará los 10 años de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Entretanto los indígenas rechazan la incursión de exploración sísmica 2D en el área de San Telmo y Astillero. También YPFB Chaco solicitó licencia ambiental para intervenir el Bloque Churumas. El Decreto Supremo 3107 del 15 de marzo determina que el 55 por ciento de la superficie de 246.870 hectáreas de la Reserva Nacional de Flora y Fauna de Bolivia Tariquía está comprometido por contratos petroleros y áreas reservadas a YPFB.

Proyecto de ley para anular la intangibilidad del Tipnis

Representantes de tres subcentrales indígenas (Tipnis, Sécure y Conisur), junto a parlamentarios oficialistas, trabajan en un proyecto de ley para abrogar la Ley 180 de imbatibilidad del Tipnis, informó a EL DIARIO la diputada por el Movimiento al Socialismo (MAS), Ramona Moye.

De acuerdo con la parlamentaria, se trata de un proyecto integral que busca impulsar el desarrollo de la región indígena, que se encuentra entre los departamentos de Beni y Cochabamba y que es un área protegida del país.

Señaló que la actual Ley 180 de Intangibilidad del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) limita a la región la implementación de importantes y grandes proyectos como los carreteros.

De ahí que, en esta gestión, se aceleró el trabajo del proyecto y pretende ser entregado a la Asamblea Legislativa a mediados del presente año.

“Es para tener todo los necesario en el Tipnis, no solamente la carretera (…). Estamos todavía en análisis, en evaluación, seguimos todavía trabajando juntamente con los dirigentes de las tres subcentrales que aglutina a todo el territorio del Tipnis (…). Lo estamos haciendo con más rapidez, se estima que lo presentemos a mediados de este año”, declaró Moye.

RIESGO

Para la diputada opositora Norma Piérola las decisiones que puedan optar algunos dirigentes del territorio indígena, en favor de normas que no respetan la intangibilidad, podrían dañar el patrimonio del país.

“La decisión de algunos dirigentes no debe dañar el patrimonio intangible”, sostuvo Piérola.

Mientras que el diputado oficialista Efraín Chambi señaló que hace un tiempo los indígenas del Tipnis solicitaron el desarrollo de su región.

MARCHA HISTÓRICA

En agosto de 2011, indígenas afiliados a la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) partieron desde Trinidad rumbo a La Paz, en defensa de la intangibilidad de su territorio.

El gobierno de Evo Morales pretendía construir una carretera que una los departamentos de Cochabamba y Beni, a través de la región amazónica Tipnis, declarada como área protegida y designada mediante ley como Parque Nacional por el Decreto Supremo 7401, del 22 de noviembre de 1965, también fue declarado como Territorio Indígena por el decreto 22610, del 24 de septiembre de 1990.

En septiembre de 2011, los indígenas fueron reprimidos por una intervención violenta de uniformados. La responsabilidad fue atribuida al ministro de Gobierno de entonces, Sacha Llorenti, actual embajador de Bolivia en Naciones Unidas.

En octubre del mismo año, a la cabeza de Adolfo Chávez, los indígenas del Tipnis arribaron a la ciudad de La Paz, donde fueron recibidos con la solidaridad paceña; desde entonces, el proyecto de construcción de carretera no se concretó hasta la fecha.

Sin embargo, en marzo pasado, el presidente Evo Morales hizo mención al tema durante la inauguración de un coliseo deportivo en San Ignacio, donde manifestó su deseo de que algún día se concrete un proyecto integrador entre las poblaciones de Villa Tunari, Cochabamba, con San Ignacio de Moxos, Beni.

“Lo que falta es (la carretera) hacia Cochabamba. Hubiera estado terminada ya, nunca hay que olvidar, estaba con plata, pero pequeños grupos se han opuesto, o sea, rechazaron. Ese camino a Villa Tunari ya hubiera estado terminado. Cómo algunos grupos nos perjudican, no importa. No perdemos la esperanza de retomar, mucho dependerá de ustedes, del pueblo beniano, de San Ignacio de Moxos, para que sea centro integración”, manifestó.

“Falta conciencia de reforestación en el país para evitar la deforestación”



Jorge Laguna, ingeniero civil con Mención Hidráulica Sanitaria, trabajó durante 11 años en proyectos relacionados con el agua junto a CARE Internacional, precursor de la aplicación de sistemas aptos en gran parte del territorio boliviano. También tiene experiencia de trabajo en Perú.

Este profesional chuquisaqueño estuvo siempre dedicado a este tema en diferentes departamentos del país: La Paz, Oruro, Tarija, Potosí, Camiri, Santa Cruz y Chuquisaca. Posteriormente, fue director de dos ONG, consultor de sistemas de agua y alcantarillado, y actualmente supervisa proyectos del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

En esta primera parte de la entrevista que le hizo CAPITALES, el ingeniero Laguna hace un repaso de la labor que se llevó adelante desde mediados de los años 70 con los sistemas de agua en Chuquisaca y otras regiones del país. Luego, evalúa rápidamente la situación actual de este asunto primordial para la vida humana.

CAPITALES (C). ¿Cómo trabajaba usted, junto a CARE Internacional en Bolivia, con relación a los sistemas de agua?

Jorge Laguna (JL). CARE en Bolivia, desde 1976, promovió todo lo relacionado con sistemas de agua en el país. Yo empecé a trabajar allí en 1980. Entre los proyectos, siendo organismo internacional, no ONG, prestamos asistencia con agua y saneamiento básico, con sistemas de agua y de evacuación de excretas; a un principio fueron las famosas letrinas, que se aplicaban en el país, que eran una mala palabra y se comenzaron a hacer baños con arrastre de agua; un pozo absorbente, una fosa séptica de tal manera que no hubiera contaminación. Fuimos precursores de actual norma de sistemas de abastecimiento de agua potable en pequeñas poblaciones. Yo advertí que a la gente no le gusta entrar a una letrina y había que construirle baños. Tampoco podría decir que ese fue un éxito rotundo.

C. ¿Por qué?

JL. Porque había un tema que no atacábamos y que recién lo atacamos después: les dábamos un baño muy bien construido, en un ambiente de dos por dos (metros), pero terminaba siendo el mejor cuarto de la vivienda. Y porque no tenían la costumbre de usar inodoro, les dimos las platabandas turcas, en el piso. La gente lo que hizo es tapar eso y convertir al baño en el mejor dormitorio de la casa, sobre todo, en las zonas calientes, donde había mosquitos y otros bichos, porque ese era un lugar fresco. Entonces, por solucionar un problema creamos otro, de mayor hacinamiento, porque toda la familia se metía a dormir a ese cuarto. Ahí dijimos: ‘Estamos fracasando, hay que darles agua y baño pero, además, hay que mejorar la vivienda, si no, el proyecto no funciona’.

C. ¿Cómo está el país con relación a la cobertura de agua?

JL. Hay muchos proyectos que han seguido con la línea de CARE. Estos supervisando proyectos en zonas donde no existen fuentes de agua: están con la recolección de agua de lluvia, de techo o de piso, con unos sistemas de tanques que no son una solución definitiva pero es un paliativo. Entonces, en la época de lluvia consumen y después guardan 5.000, 7.000 o 10.000 litros en unos tanques, y les dura tres a cinco meses, hasta que comience a haber nuevamente un poco de lluvia. Para zonas muy áridas y secas, es una solución.

C. ¿En qué lugares se procediendo de esta manera?

JL. En todo el país se está haciendo, hay proyectos que están financiados por el BID (Banco Interamericano de Desarrollo).

Yo estoy supervisando los proyectos que se han hecho en las zonas de Sopachuy y de El Villar. Ahí se ha hecho recolección de agua de lluvia; estaba considerado que sea de piso, pero dijimos: ‘no, hay mucha contaminación porque hay cubierta vegetal, animales’, y se ha cambiado de cubierta de piso a techos, con tanques de 5.500 litros. O también captamos vertientes, quebradas, aguas superficiales; hemos construido alguna vez por Santa Cruz los llamados ‘atajados ecológicos’. En otros casos hemos hecho perforación de pozos, donde no hay ninguna otra posibilidad.

C. ¿Cuál es el tiempo de vida útil de un sistema de agua?

JL. Un sistema de agua potable siempre se lo considera y se hace una proyección futura de 20 a 25 años, como un periodo de vida útil correcto. Se supone que en ese tiempo, la población crece y las mismas partes que componen el sistema se van deteriorando, entonces hay que de repente reemplazarlas, mejorarlas o ampliarlas.

C. ¿Junto con CARE hicieron una evaluación del trabajo realizado en Bolivia?

JL. Sí, los canadienses pidieron una evaluación a nivel nacional después de diez años de aplicar sistemas de agua en Bolivia: ¿los usan?, ¿no los usan?, ¿los cuidan?, ¿no los cuidan?, ¿las comunidades se han apropiado de su sistema?

En esa evaluación, una de mis actividades fue aforar (medir la cantidad de agua que lleva una corriente en una unidad de tiempo) las fuentes de agua; le estoy hablando del año 88, más o menos, y después de diez años de haber construido sistemas había una reducción de las fuentes de agua alarmante, de 40% en todo lado. Apenas cubría la demanda porque la gente se acostumbró primero a usar agua y segundo a tener un pequeño huerto familiar para hortalizas (esto era parte del proyecto).

C. ¿Qué hicieron para solucionar o paliar esa situación?

JL. Como una medida paliatoria, donde se captaba una fuente de agua superficial —una vertiente o una quebrada— aplicábamos dos sistemas: una, alambrar con alambre de púas y reforestar el área para crear una especie de microclima y se pudiera garantizar la vid de esa fuente de agua.

En otros lugares, donde se notaba vegetación, igual se delimitaba un área de una o dos hectáreas para una reforestación vegetativa natural; es decir, nadie entra, ni animales, comienzan a crecer las plantas y se mantiene la fuente de agua.

C. ¿Esto se mantiene en el país? ¿Hay una forma correcta de preservar los sistemas de agua?

JL. Actualmente no se preserva de esa manera, no se la considera de esa manera, se chaquea por todo lado.

Si bien hay una preocupación grande del Estado, todavía falta una conciencia de reforestación para evitar la deforestación. Por eso las fuentes de agua han disminuido.


Candidata al “Oscar Verde” denuncia agresión a la vida silvestre en Bolivia

La Bióloga y Conservacionista boliviana, Ximena Vélez-Liendo que postula al premio internacional a la Biodiversidad “ Whitley” el cual se entrega en Londres el próximo 18 de mayo, denuncia agresiones contra la vida silvestre en Bolivia realizadas sobre todo por ciudadanos extranjeros, e impulsa la aprobación del “Reglamento General de Vida Silvestre” para que se frenen las acciones criminales en contra de los animales. Espera que esa Ley se bautice como “Ajayu” (Espíritu), en homenaje al oso de anteojos o Jucumari que fue rescatado de una golpiza en Cochabamba y ahora vive en el refugio Senda Verde, en los Yungas.

Su formación profesional, experiencia de campo y compromiso, la hace una digna postulante a este reconocimiento de prestigio internacional, que en el área de la biodiversidad equivale a un Oscar, pero verde.

Si ella obtiene el ansiado galardón, no sólo ingresará a la palestra de los más expertos del mundo en su área, sino que el dinero que recibiría, consistente en 35.000 libras esterlinas, los invertiría una parte para impulsar su proyecto denominado "Conservación a través de la coexistencia: Osos andinos y gente en Bolivia", el cual no sólo protegerá a los osos de anteojos, sino toda la vida silvestre de Bolivia donde cohabitan los jucumaris, incluyendo murciélagos y ranas, por mencionar algunos. La otra parte sería para generar un Plan de Acción que cuide y haga respetar la vida de los animales silvestres de todo el país.

Atentados a la vida silvestre

La Ph.D. en Biología y especialista boliviana en osos está muy preocupada por los atentados que se dan en Bolivia a la vida silvestre donde los infractores quedan impunes y libres porque en el país se carece de una normativa que los castigue.

Se refiere al Reglamento General de la Vida Silvestre el cual sigue en status quo desde que se inició hace cuatro años para proteger la biodiversidad, momento en el cual la Ley se dividió en dos para velar por los animales domésticos y por los silvestres, de manera diferenciada.

Esta disgregación del Reglamento se dio a partir de la tortura que realizó una señora a su perrito movilizando a toda la comunidad que quedó indignada. Como precedente la agresora recibió una sentencia gracias a que la Ley que protege a las mascotas ya fue aprobada y está vigente; sin embargo hasta ahora la normativa que debe proteger a los silvestres sigue pendiente.

“La Ley a favor de los animales de la vida o fauna silvestre se ha quedado estancada y no avanza. Si obtengo el premio Whitley una parte irá a la elaboración de un Plan de Acción para la conservación del oso andino. Este plan pone un paraguas sobre toda la vida que existe en sus hábitats”, dijo la bióloga.

Hizo notar que cada país en Sudamérica tiene su Plan de Acción, menos Bolivia, pero primero se necesita una Ley que apoye a los conservacionistas en esta cruzada.

La paliza al Oso "Ajayu"

Hace un año, en febrero de 2016, un oso de anteojos fue brutalmente golpeado en la comunidad de Tiraque en Cochabamba. Ximena Velez-Liendo estuvo en el equipo de rescate para llevarlo al Zoológico de La Paz donde le hicieron los exámenes correspondientes antes de fijar su último destino en la región de los Yungas paceños, en la reserva de Senda Verde de Coroico, donde se recuperó y vive tranquilo.

A partir del desgastamiento de sus dientes, debido a una dieta que habría incluido el roer de huesos (que no están incluidos en su dieta natural), la bióloga sostiene la hipótesis de que el oso habría sido domesticado y escapó, que fue cuando lo golpearon.

“A ese osito le pusieron el nombre de ’Ajayu’ que quiere decir ’Espíritu ’ porque ha sobrevivido a muchas cosas. Su nombre es un símbolo y para quienes hemos estado involucrados en este caso queremos que la Ley que vaya a proteger la vida silvestre, se llama ’Ajayu’, como él”, dijo Velez-Liendo a ECOS.

La Ley tendrá que tener la capacidad de movilizar a las autoridades y aplicar sanciones a los infractores. Las penalidades protegerán a la vida silvestre y a toda la biodiversidad en Bolivia que por el momento está totalmente vulnerable.

Matan Jaguares y les quitan sus caninos

La nominada al premio Whitley, Ximena Velez-Liendo, denuncia que la vida silvestre está siendo vulnerada en lugares donde están ciudadanos extranjeros, concretamente chinos que han ingresado a trabajar en Bolivia.

“La explotación de la biodiversidad de parte de los ciudadanos chinos es increíble. En todos los proyectos donde están ellos en territorio boliviano hay un efecto negativo sobre la vida silvestre. No hay control y si se detecta quedan impunes porque no hay una legislación”, dice la bióloga.

Cuenta sobre el tráfico de dientes de jaguares que se realiza desde Rrurrenabaque. “El 2016 se han detenido varios envíos de sus caninos que se realizaban a través del Correo Central. Todo esto ha sido documentado y la persona responsable es un ciudadano chino que ponía un anuncio en la radio para comprar los dientes por un monto de dinero”, dijo textualmente.

Aclaró que al jaguar lo matan para quitarle sus caninos que luego hacen pasar en el mercado chino como dientes de tigre que utilizan en medicina tradicional. Su piel, por otro lado, la venden en el mercado boliviano.

“Al ciudadano chino que vive en Rurrenabaque y mandaba caninos de jaguar a China, solo le han llamado la atención y está libre. Ni siquiera es ciudadano boliviano. Lo deberían haber expulsado del país o por lo menos haberlo encarcelado tres años”, dijo indignada a ECOS.

Los bolivianos también atentan contra la vida silvestre y como ejemplo la bióloga se refirió a la caza indiscriminada del Quirquincho, sobre todo en cada carnaval, donde se los comern, los usan para hacer instrumentos o tenerlos de adorno. “Es el animalito que en mayor peligro de extinción está en Bolivia”, sentenció Velez-Liendo.

La veda existente por el momento solo se limita a prohibir la caza y el maltrato, pero no especifica la consecuencia al criminal. “Lo que hace falta es una Ley”, enfatiza.

Represa del Madidi atenta la biodiversidad

La experta en biodiversidad habló del impacto negativo que tendría sobre el Madidi y Pilón Lajas la represa que se piensa construir en el estrecho del Bala del río Beni para generar energía eléctrica, tema que actualmente está en discusión.

Ella espera que se frene este proyecto porque afirma que tendría efecto nefasto en la naturaleza. “Destruiría la biodiversidad que depende del río Beni. El impacto sería terrible”, enfatizó a tiempo de hacer notar que las comunidades indígenas de las riveras, como es el caso de chimanes y tacanas, también están en desacuerdo.

Su proyecto

El proyecto con el que se postula al premio Whitlely se llama "Conservación a través de la coexistencia: osos andinos y gente" y busca por un lado estudiar a la población de osos de anteojos.

También espera trabajar con la gente para que las actitudes hacia los osos cambien y entre otras cosas, practiquen la tolerancia.

“Actualmente estamos identificando las zonas donde hay osos y las principales actividades económicas de las comunidades, las cuales son bastante pobres”, enfatizó la conservacionista a ECOS.

Su área de estudio está enfocada en el bosque seco inter-andino de Tarija y Chuquisaca, zona del Río Pilaya.

Ella quiere extender su estudio a Sur Cinti y la cuenca del Río Grande donde está El Palmar que es hábitat natural de los osos de anteojos. También incluirá los bosques secos interandinos de Cochabamba y Chuquisaca. Todo dependerá si gana el premio Whitley, al que está postulando.

Los tímidos osos de anteojos

Ximena Velez-Liendo dice que debido a la poca investigación en el país, la estimación de la población de osos es poco confiable, sin embargo se estima que hay aproximadamente 3.000 adultos basándose en el hábitat disponible. Hasta ahora nadie los ha contado que es lo que ella pretende hacer.

Cuando habla de lo que sabe de los osos andinos explica por ejemplo que pueden llegar a medir dos metros y pesar 150 kilos. Las hembras son un tercio más pequeñas.

“Son osos tímidos, no son agresivos a menos que se vean acorralados o en peligro”, enfatiza.

Se aparean entre junio y julio y tienen por lo general una cría o hasta mellizos. Son osos que construyen nidos en los árboles donde duermen. Son excelentes trepadores de arboles y sus crías ronronean.

Dice que son los únicos del mundo de hocico achatado. También tienen un falso pulgar más pequeño que el del Panda Gigante. El oso andino habita las montañas de los Andes de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Como dato interesante menciona a ECOS que los osos andinos no aparecen en culturas antiguas como la Inca, considerando que llegaron a Sud América aproximadamente hace 7 millones de años, cuando se formó el istmo de Panamá, y ocurrió la gran migración de la biodiversidad. •

¿En qué consiste el premio Whitley de Londres?

El premio para la Conservación de la Biodiversidad consiste en financiar hasta con 35.000 libras el proyecto del postulante, un aproximado a 45.000 dólares americanos.

Los biólogos y conservacionistas se postulan a los Whitley llenando una aplicación larga que es sometida a una revisión exhaustiva.

La postulación de Ximena Velez-Liendo fue aceptada de entre 169 y de todos ellos quedaron solo seis finalistas.

Si gana, la bióloga le dará continuidad a su proyecto en el Bosque Seco Inter-Andino de Tarija y luego extenderse a Chuquisaca. El mismo se denomina: Conservación a través de la coexistencia: Osos andinos y gente en Bolivia. También quiere desarrollar un Plan de Acción para proteger la vida silvestre del país, en general.

Para prepararse estará una semana antes para practicar junto con el equipo de la Unidad de Investigación para la Conservación de la Fauna Silvestre de la Universidad de Oxford WildCRU de la cual es miembro investigadora desde 2016. También es investigadora del Zoologico de Chester en el Reino Unido.

La megaprofesional en breve

La formación de Ximena Velez-Liendo la hace una de las más grandes especialistas en biodiversidad y conservación del mundo. Su pasión por los animales comenzó desde muy pequeña. Dice que es “como un árbol” cuyas raíces y tronco son bolivianos, pero con ramas inglesas.

A sus cuatro años tuvo su primer contacto con la vida silvestre en Cuevo, Provincia Cordillera de Santa Cruz de la Sierra donde jugaba en el bosque y la quebrada buscando animalitos. En la adolescencia buscaba lagartijas en el cerro de Oruro, donde nació

Cuando terminó de estudiar en el Colegio Alemán de Oruro se dispuso a irse a Beni a estudiar Veterinaria. Un día antes de viajar, se enteró que en la Universidad de San Simón de Cochabamba había la Carrera de Biología donde finalmente se inscribió en 1993. (A quienes deseen seguir sus pasos, ella recomienda ingresar a la mencionada Carrera).

Al salir profesional en 1999, se fue a Inglaterra a hacer una Maestría en la Universidad de Leicester en el Reino Unido, en Sistemas de Información Geográfica. (Dice que fue una de las mejores decisiones que tomó en su vida, porque aprendió algo completamente diferente a la Biología y la Conservación, y porque tuvo la experiencia de estar en otro país y otra cultura por diez años).

Tiene un Doctorado en la Universidad de Amberes, Bélgica.

Hizo un Post Doctorado con la Unión Europea en un proyecto de conservación en comunidades indígenas de México, Brasil y Bolivia. En este país trabajó en Pilón Lajas, un área protegida al lado del Madidi en el Beni.

lunes, 24 de abril de 2017

El calentamiento global afectará más a las ciudades



El aumento de las temperaturas derivado del cambio climático afectará a las ciudades el doble que al entorno rural y, de continuar el ritmo actual de calentamiento, en los próximos 50 años el impacto de las olas de calor se puede multiplicar hasta por cuatro.

Esa es la principal conclusión de un estudio de la Universidad de Lovaina (Bélgica) cuyos primeros resultados fueron presentados durante la asamblea que la Unión Europea de Geociencias celebra en Viena. "El efecto negativo del cambio climático, en lo que a la temperatura se refiere, será el doble en las ciudades que en el campo", resume Hendrik Wouters, uno de los autores de un informe que está aún en fase de revisión y que se presentará en verano.

Aunque es ya conocido que la temperatura en las ciudades es mayor que en el entorno rural, especialmente durante la noche, el conocido como "efecto de isla de calor", este estudio cuantifica por primera vez hasta qué punto las ciudades sufrirán más que el campo los efectos del calentamiento global.

El investigador belga aseguró que hay estudios sobre cómo las olas de calor aumentan los ingresos hospitalarios, disminuyen la productividad, elevan los daños a las infraestructuras y, en casos extremos, disparan incluso la mortalidad, como ocurrió en París en el verano de 2003. Este estudio ha analizado cómo interactúa este efecto con las olas de altas temperaturas derivadas del cambio climático.

Los investigadores han utilizado mediciones de temperaturas de los últimos 35 años en Bélgica, comparado la frecuencia y la intensidad con las que se han excedido los límites de alerta de temperatura, a partir de los cuales se espera efectos como, por ejemplo, afecciones a la salud. Ese periodo, las olas de calor fueron mucho más intensas en las ciudades que en el campo, un fenómeno que se espera se agrave en el futuro.

El investigador asegura que, aparte de ir a la raíz del problema, los gases de efecto invernadero, las ciudades tendrán que desarrollar medidas de adaptación y mitigación. Medidas que, aseguró, las ciudades del norte de Europa pueden copiar de zonas más meridionales donde la gente ya está adaptada al calor desde hace generaciones.

Con todo, Wouters se refirió a la necesidad de un "rediseño" de las ciudades, apostando por ejemplo por el crecimiento vertical, la reducción de las emisiones y por "dar a la gente infraestructuras para que puedan cambiar su forma de vida".

Activistas invitan a formar cordón humano por el río


Los activistas medioambientalistas, además de universidades y entes colegiados se han unido para formar el cordón humano en defensa del cordón ecológico del río Piraí que está amenazado con ser cercenado mediante un proyecto de ley que ha presentado el parlamentario masista Édgar Montaño.

Eliana Torrico, del Colectivo Árbol y de la Plataforma por el Medioambiente y la Vida, hizo la invitación a los vecinos para participar de la actividad que tiene como meta unir con personas el tramo del cuarto anillo, que bordea el cordón ecológico, entre las avenidas Libertador San Martín y Centenario.

“El diputado Montaño, a través de su propuesta de ley, pretende perforar y vulnerar el bosque ribereño de protección que da este cordón; es por ello que varias instituciones y organizaciones nos hemos unidos para salvarlo. Pido a los participantes que vayan vestidos de blanco, será desde las 9:00”, agregó Torrico.

Por su parte, la secretaria departamental de Medioambiente, Cinthia Asín, en conferencia de prensa, indicó que la Gobernación no apoya dicho proyecto de ley, aunque no se opone a la construcción de uno o dos puentes para servir al municipio de Porongo.

“Mi secretaría y el brazo operativo que es el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) ha dejado en claro su rechazo a la norma propuesta por ser ambigua y porque vulnera este bosque de protección”, añadió Asín.

A este movimiento de preservación del cordón ecológico también se ha unido la Alcaldía capitalina, que está invitando a los vecinos a participar de la actividad.
Además, apoyan esta acción ciudadana Revolución Jigote, Fundación Canaru, Colegio de Ingenieros Ambientales, Bicicultura Bolivia, Codapma, Facultad de Ciencias Agrícolas y la carrera de Biología de la Uagrm, Museo de Historia Natural, Tu causa es mi causa, Calambre, Asociación de Recuperadores y Recicladores, Ingenieros Ambientales Unidos, Me Comprometo, entre otras.