martes, 23 de mayo de 2017

Tarija una de las de la 5 “Ciudades Eco eficientes”



La Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact) eligió a Tarija como una de las cinco “Ciudades Eco Eficientes” del país.

Por ese motivo el alcalde Rodrigo Paz viajó a la sede de gobierno a participar de la Cumbre de Autoridades Municipales “Ciudad Eco Eficiente”, que se realizará hasta hoy martes 23 de mayo.
El objetivo de la Cumbre es mostrar los proyectos y programas desarrollados actualmente sobre los temas de movilidad, medio ambiente y energía. También se presentarán planes y proyectos municipales de desarrollo enmarcados en el concepto de “Ciudad Eco Eficiente”
En la Cumbre participa Freddy Koch, director nacional Proyecto Limpio de Swisscontact, Luis Revilla, alcalde Municipal de La Paz, Angélica Sosa, presidenta del Concejo Municipal de Santa Cruz, Rodrigo Paz, alcalde Municipal de Tarija, José María Leyes, alcalde Municipal de Cochabamba y el alcalde Municipal de Sucre, Iván Arcienega.
Lo que se espera de la Cumbre es generar un diálogo que muestre qué es lo que la cooperación está haciendo, qué demandan los municipios y qué necesidades tienen sus ciudades. Así también se expone qué están haciendo los municipios para volver sus regiones ciudades eco eficientes.
El Alcalde de Tarija presentará 32 proyectos que el municipio de Cercado está ejecutando, como así también los que se ejecutarán en un mediano plazo en beneficio del medio ambiente.
En su discurso, Paz destacó que es fundamental que la transformación de este Estado parta desde el ámbito local y regional para crear un Estado razonable.
“Para nosotros es fundamental crear un Estado inteligente, un Estado transversal y razonable que tenga la capacidad comunicacional de un concepto transversal. Ojalá se dé ésta vinculación de visiones más allá de los espacios políticos y diferencias que tengamos para crear eco eficiencia y resilencia en nuestro país”, puntualizó.
La autoridad edil presentó todo el plan medio ambiental que se tiene en Tarija con relación a proyectos del manejo de residuos sólidos, como la nueva planta separadora de residuos sólidos, los eco puntos, los eco vecindarios, el programa de recolección de pilas y baterías, el proyecto de educación ambiental en unidades educativas, el aprovechamiento de residuos orgánicos para el proceso de abono, el estudio de identificación del nuevo relleno sanitario que tiene un avance del 80% y el proyecto punto verde móvil.
Asimismo se tiene el diseño de infraestructura de ciclovías recreativas y de transporte para brindar seguridad al ciclista y fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte, con 62,5 kilómetros de red de ciclovías, se tiene el diseño de pasos peatonales seguros en intersecciones.
También está la elaboración del estudio del sistema integrado de transporte a nivel de pre inversión financiado por CAF, con el objeto de mejorar el servicio e incentivar el uso del transporte público asegurando la conectividad entre los distintos medios de transporte. Y finalmente se tiene la revisión técnico, mecánico y ambiental a vehículos de transporte público y privado para hacer conocer el estado del vehículo y concientizar sobre sus efectos contaminantes.
Por otra parte están los proyectos de gestión de agua, como la ampliación de alcantarillado sanitario en 34 barrios, la ampliación de la red de agua potable en 14 barrios, piletas públicas en cuatro barrios, cosecha de agua y reforestaciones en la ciudad y área rural.
Finalmente, en cuanto a la resilencia al cambio climático, se tiene la dotación de agua mediante cisterna para la mitigación de la sequía, atención de emergencia en incendios forestales y pasturas, fumigación control fase adulta del zancudo, campaña de control fitosanitario del quema quema, planificación municipal de adaptación al cambio climático, plan de acción de cambio climático y gestión de recursos hídricos y el programa ecoescuelas.

martes, 16 de mayo de 2017

Grave problema de la contaminación minera

En el último tiempo, una serie de estudios, tareas de investigación en respuesta a denuncias formales, han mostrado hechos lamentables que se configuran en una abierta contaminación minera, afectando el medio ambiente y poniendo en riesgo la salud de miles de pobladores en varias localidades del país donde funcionan empresas mineras, muchas, inclusive las denominadas o reconocidas como tradicionales, y una suma de otras minas irregulares en manos de cooperativistas, que igualmente son culpables de un lamentable proceso de contaminación que abarca grandes extensiones de terreno por donde circulan ríos saturados en alto grado de contenido de desechos tóxicos.

Una investigación del Banco Mundial, determinó que por lo menos once cuencas hídricas del país estaban comprometidas por la acción irresponsable de empresas mineras y de trabajadores de concesiones menores, pero igualmente dejando que aguas contaminadas se insuman o mezclen con el líquido elemento, destinado de manera natural al consumo humano en comunidades y para abrevaderos de ganado, además del riego de pastizales y una fauna cada vez más reducida por el letal efecto del líquido envenenado, según establecen los estudios efectuados.

Otro informe ampliado menciona más de 20 fuentes de agua potable que abastecen a extensas poblaciones metropolitanas de la zona occidental del país, que son amenazadas por la actividad minera, con alto grado de contaminación de las aguas, pese a un control existente, pero por lo visto burlado por protagonistas de la actividad minera que operan al margen del control estatal.

El gran problema de ésta situación, es que la irregularidad es práctica común e irresponsable de empresas mineras estatales, un caso paradójico, es el de Huanuni, la importante empresa que contamina tanto o más que los mineros cooperativistas que trabajan en concesiones aledañas. Hace unos años atrás y luego de un estudio realizado en el distrito de Huanuni, se comprobó que esa compañía vertía diariamente al río Huanuni, la impresionante cantidad de 15.500 kilogramos de desechos, entre sustancias tóxicas y minerales. Los datos de la investigación promovieron la promulgación de un decreto y la aplicación de un plan para recuperar la sub cuenca hídrica del sector. Lamentablemente varios años después, se observa que esas medidas no se han cumplido y lo que es peor, ni siquiera se puede habilitar el anunciado "dique de colas", para contener el paso de las aguas contaminadas.

Un reciente trabajo de investigación periodística sobre este preocupante tema de la contaminación minera consignado en el matutino La Razón, muestra un mapa de 34 minas y sus residuos tóxicos que afectan poblaciones de Cochabamba, Oruro, Potosí y La Paz. En varios de esos centros mineros se explota zinc, plata, estaño y plomo.

En la referencia que tiene que ver con Oruro, se consigna a Huanuni, que tiene el mayor problema de contaminación, luego se incluye la mina San José, aledaña a la ciudad y que prácticamente forma parte de un sector densamente poblado donde se ubica la denominada "ciudadela minera", incluyendo el Hospital San José y algunas dependencias de la mina y de la Comibol. Por los datos que se tienen, en la zona se percibe la contaminación de aguas, que son expulsadas desde la empresa, ahora explotada por trabajadores cooperativistas.

Se completa el detalle de las minas con problemas de contaminación en el distrito de Oruro, anotando a las empresas de Poopó, Avicaya, Bolívar y Azanaques, que de todos modos, incorporan sus desechos tóxicos a las corrientes de ríos que llevan agua hacia comunidades agrícolas y ganaderas del altiplano orureño.

Potosí es el departamento que tiene más cantidad de minas en producción y propiamente todas con más o menos grados de contaminación, incluyendo las operaciones que se realizan en el Cerro Rico y en las faldas de este coloso de plata, donde el uso de agua es parte ineludible de las tareas mineras, y desechadas al curso de ríos. Hay algunas operaciones mineras de gran escala, a cargo de empresas medianas que han tomado las previsiones del caso, para mitigar la afectación al medio ambiente. Un ejemplo de trabajo específico se da en la minera San Cristóbal, el emprendimiento minero más importante del país, donde la contaminación de aguas es minimizada, con procedimientos de permanente control.

Es un hecho innegable que la minería realizada sin controles adecuados, con abundante uso de aguas y sin la habilitación de diques correctamente protegidos con materiales especiales como material plástico de alta resistencia y otros detalles técnicos, es una amenaza permanente a las corrientes hídricas próximas a las operaciones mineras, por la "liberación" de sustancias tóxicas y metales pesados que llegan a los ríos y estos hasta zonas lacustres, donde sus efectos son realmente depredadores.

Sobre el tema, algunas organizaciones defensoras del medio ambiente y el cuidado de la naturaleza, recordaron que la minería ejerce efectos de perturbación en la fertilidad de los suelos, los pastizales y cultivos, de ahí que es importante el cumplimiento de las disposiciones contenidas en la Ley de Medio Ambiente, que regula cierto tipo de actividades industriales y especialmente las mineras, para evitar la contaminación directa que envenena los cursos de agua, y no existen programas de mitigación para precautelar la salud de personas, animales y la flora existente en diversos sitios próximos a operaciones mineras.

El daño en personas por consumo de agua o ingerir alimentos contaminados tiene efectos que se manifiestan en el tiempo, con problemas hepáticos, renales e inmunológicos, que provocan hasta consecuencias fatales, si no se toman medidas oportunas.

Autoridades y dirigentes de comunidades del altiplano, plantean al Gobierno la urgencia de exigir a las empresas mineras estatales y privadas, incluyendo las cooperativas, el cumplimiento de disposiciones que precautelen la seguridad de la salud, a través de un monitoreo permanente de los cursos de agua y lo más importante, como en el caso de Huanuni, San José y otras minas, la aplicación de programas de saneamiento que disminuyan y eliminen el grave problema de la contaminación de aguas y en general del medio ambiente.

Nace alianza para proteger el medio ambiente

Durante el Primer Encuentro Nacional por la Defensa de las Áreas Protegidas, Territorios Indígenas y el Medio Ambiente, el fin de semana, se consolidó una alianza para contrarrestar el deterioro del planeta.

“Llegó gente de toda Bolivia, de Cochabamba, dirigentes de La Paz, de Sucre, de Tarija y Santa Cruz, por ejemplo Celso Padilla, dirigente del Pueblo Guaraní”, aseguró Claudia Rea, una de las coordinadoras del evento.

El encuentro se realizó el fin de semana en instalaciones del Gran Cabildo Indigenal de la Santísima Trinidad.

En varias ocasiones, las autoridades del Gobierno señalaron que Bolivia, además de hacer planteamientos estratégicos para la lucha contra el calentamiento global, defiende la Madre Tierra.

Gobierno y comunidades del TIPNIS acuerdan dar impulso a proyectos productivos

El presidente Evo Morales y representantes del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) sostuvieron hoy una reunión en La Paz y acordaron darle un nuevo impulso a la ejecución de proyectos productivos, informó el dirigente Carlos Fabricano.

"Nuestras propuestas de trabajo (son) para el desarrollo y más que todo el tema productivo en diferentes comunidades del TIPNIS para que así nosotros erradiquemos la extrema pobreza", dijo a los periodistas al salir del Palacio de Gobierno.

Fabricano destacó la predisposición del jefe de Estado para ejecutar acciones complementarias a la implementación de proyectos que buscan la inclusión social y económica de comunidades históricamente abandonadas.

"Nosotros hemos avanzado en varias temáticas (...), especialmente en el tema de la salud y educación", subrayó.

Por otro lado, el dirigente indígena manifestó la solidaridad de los habitantes del TIPNIS a los nueve funcionarios bolivianos encarcelados en Chile tras un confuso incidente fronterizo en medio de un operativo para capturar a contrabandistas.

Rechazamos "los atropellos realizados por Chile contra los hermanos bolivianos" y porque "desde la mirada de nuestro pueblo indígena, la cultura de paz se ve violentada", señala parte de la resolución de ese sector originario.

lunes, 15 de mayo de 2017

Unas 100 especies de aves viven en la ciudad


Muchas especies de aves silvestres viven constantemente en la ciudad pero no todas son visibles. El experto en aves y director de Asociación Armonía, Sebastián Herzog, indica que al menos 100 especies habitan la ciudad y que tienen mayor presencia en los barrios periféricos.


Si bien hay algunas especies que se adaptan mejor a la vida citadina, todas enfrentan graves peligros como colisionar con cables o edificios y son vulnerables al ataque de otros animales, como los gatos salvajes.


La anterior semana un guajojó fue encontrado herido en la ciudad y por más que fue intervenido quirúrgicamente no se logró salvarlo, explicó Raúl Rojas, del Centro de Educación Ambiental (CEA) a EL DEBER Radio.


Esta ave cuyo canto peculiar le da el nombre, es difícil de avistar por sus hábitos nocturnos, sin embargo, como se alimenta de noche y las luces de la ciudad atraen insectos, aparece de vez en cuando en la urbe. “Seguramente hay una pequeña población urbana en aéreas con muchos árboles y en sitios como las Lomas de Arena y el Jardín Botánico”, explica Herzog.
El experto recomienda no intentar atrapar las aves y dejarlas en libertad, salvo que estén heridas. En ese caso hay que llamar al CEA al teléfono 3534567.

Vacaciones de verano
También hay especies migratorias que visitan la ciudad solo en ciertas épocas del año, como por ejemplo el primo hermano de la tijereta (Tyrannus savana) o el tirano boreal (Tyrannus tyrannus), “una especie que anida en América del Norte y nos viene a visitar durante nuestro verano austral (noviembre a febrero), tienen un dormidero grande en la plaza 24 de Septiembre”, explica Herzog.

jueves, 11 de mayo de 2017

Calentamiento global ¿Sobrevivirá la Amazonía al cambio climático?



Si tuviéramos que describir la vida en la Tierra en unas pocas líneas, sin duda entre ellas mencionaríamos a la Amazonía. Ese lugar único que ocupa la parte norte de Sudamérica, encabeza la lista de elementos irremplazables del planeta, y es por eso, quizá, que la posibilidad de que desaparezca es tan angustiante. ¿Podríamos perder a la Amazonía para finales del siglo XXI debido al calentamiento global? La respuesta más honesta es que nadie lo sabe aún. No obstante, hay algunas pistas que no podemos ignorar.

Una clave importante es que según simulaciones climáticas, la Amazonía ya habría experimentado algo parecido hace 20.000 años. Hay evidencia de condiciones de sequía similares a las que podría sufrir durante este siglo, de las cuales la Amazonía, al parecer, logró sobreponerse debido a su buen estado de conservación y gran biodiversidad, que en el largo plazo, llevaron a su recuperación.

La segunda clave es que en décadas recientes la Amazonía ha sufrido impactos importantes del cambio climático combinados con otras presiones —tales como sequías de extraordinaria magnitud en la Amazonía brasilera en 2005 y 2010— y ha reaccionado más o menos favorablemente. Es decir, no ha experimentado masivas transformaciones de vegetación ni extinciones de especies. Esto ha sido, en parte, gracias a la gran red de áreas protegidas y territorios indígenas que cubre la mitad de su extensión y actúa como una barricada ante múltiples amenazas. Sin embargo, el hecho de que la Amazonía como un todo no se haya visto masivamente afectada aún, no quiere decir que los impactos no estén causando estragos.

Tragedia de la castaña

A inicios de abril de este año la tragedia de la castaña en el norte de Bolivia ocupó varios titulares locales: 30.000 familias se quedarían sin su sustento durante seis meses debido a que la recolección de la nuez amazónica decayó en un 80% por un cambio en las condiciones climáticas. También hace algo más de un mes barrios enteros en Mocoa, ciudad amazónica colombiana, desaparecieron llevándose consigo más de 300 vidas humanas debido a la crecida de tres ríos. Estos eventos tienen causas múltiples, entre ellas variaciones naturales, pobreza y débil planificación. Sin embargo sabemos que el cambio climático puede interactuar con la vulnerabilidad del tejido socio-ambiental para amplificar calamidades como estas.

Entonces, ¿qué nos depara el futuro?

Las predicciones indican que hasta finales del siglo XXI los cambios se van a acentuar —con hasta 3°C de aumento en temperatura en la Amazonía—, y con ellos se vería modificado el ciclo que regula el clima de Sudamérica, producto de la relación entre árboles y ríos amazónicos, corrientes del Atlántico, montañas de los Andes y circulación del viento.

Las posibles consecuencias van desde pérdida de hábitat de especies clave, variación en las lluvias —de toda la región—, incremento de incendios forestales, sequías e inundaciones en el mejor de los casos, hasta una transformación definitiva de la vegetación en los escenarios más pesimistas. No sabemos en qué punto los cambios llegarían a ser más fuertes de lo que la Amazonía puede soportar, ni cuánto tiempo le tomaría recuperarse.

Finalmente, la respuesta a si la Amazonía sobrevivirá, aunque llena de incertidumbres, apunta a que la Amazonía cambiará con el cambio climático pero perdurará, siempre y cuando esté bien conservada. De ser así, hay una posibilidad, quizá pequeña, de que se adapte a las nuevas condiciones a lo largo del tiempo sin perder su esencia. Tal vez una pregunta más relevante es: ¿Los seres humanos que dependemos de la Amazonía tal como la conocemos hoy en día, correremos la misma suerte? Algo que podemos afirmar con certeza es que el destino de la Amazonía y el nuestro se definirán por el éxito que tengamos en frenar las múltiples amenazas que afectan a este sitio tan importante para el planeta.

Hallan chinchillas que no se veían en 78 años y se creían extintas

La Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa, en el Sudoeste de Bolivia, encontró seis ejemplares de chinchillas, especie de la que no se tenía registro en este país desde hace 78 años y llegó a considerarse extinta en el territorio.

El guardaparque Eliseo Delgado, encontró una madriguera de chinchillas (chinchilla brevicaudata) en la cuenca de la laguna Colorada, entre las zonas de Huiychi y Huayllajara, en un sector denominado Chillahuita, indicó la Reserva en un comunicado.

El descubrimiento del grupo familiar, fue posible por los sonidos que emitían los animales desde su madriguera junto a una gran roca.

Delgado y el especialista Omar Rocha, confirmaron con muestras de pelaje que se trata de chinchillas, cuyo último registro conocido data de 1939, aunque no se había hecho un búsqueda intensa de la especie en el país.

Antes de su casi desaparición, debido a que son objeto de cacería por su finísima piel, esos animales eran muy comunes en las regiones andinas de La Paz, Oruro y Potosí.

El Libro Rojo de la fauna silvestre de vertebrados de Bolivia, la consideró extinta en vida silvestre de 1996 y 2003, aunque en la versión de 2009, se la creía en peligro por estado crítico, al igual que en Perú, Chile y Argentina, según datos del comunicado.

Bolivia es una de las naciones con mayor diversidad biológica del planeta y tiene 22 áreas protegidas o reservas naturales.